MARCHAN EN XOCHICALCO CONTRA LA MINA JUSTO EN EL EQUINOCCIO

Escasa, fue la asistencia a las principales zonas arqueológicas de la entidad, el ejemplo fue Xochicalco, donde a medio día en la entrada principal, apenas contabilizaban 350 boletos vendidos y 850 personas ingresadas en total. Comparado con el año pasado, no era ni el 20 por ciento de ingreso. La Razón, dijeron las autoridades del INAH, el puente largo y por ser jueves, las personas que acostumbran llegar desde temprano, quizá estaban trabajando y así lo dijo Alma Rosa Cienfuegos, representante de la delegación del INAH Morelos.
“…si se cambió el día 21 que anteriormente era día 21 por el día 18 ahora entendemos que día jueves 21 mucha gente está trabajando laborando normalmente además de que consideramos la afluencia el día domingo fue importante en razón de que los domingos no se cobra a nacionales y extranjeros”.
Simultaneamente, a las afueras del área arqueológica de Xochicalco, hubo una manifestación por comuneros de Miacatlán y grupos de la sociedad civil organizada exigiendo que no se autoricen los trabajos de extracción de una mina con metales valiosos ya que afectaría el medio ambiente, el subsuelo, las bases de la zona arqueológica y la contaminación afectaría la salud de generaciones venideras tanto de Miacatlán como del municipio de Temixco, que es el lugar geográfico donde empresarios mineros de Canadá pretenden iniciar los trabajos de explotación a cielo abierto y así lo mencionó el representante de comuneros Juan Jiménez Escobar.
“Por ejemplo el agua –dijo el comunero- el agua es prioritaria para la minera, no para la agricultura ni para la ganadería ni para el consumo humano es para la minería de manera que cómo están las leyes hechas a favor de ellas y de ese tamaño está ese problema entonces qué, sino les importa la ganadería no les importa la agricultura no les importa el ser humano qué les va a importar las piedras cuadradas de la zona arqueológica, la van a devastar…”
Por su parte, el alcalde de Miacatlán, Sergio Arias Carreño, asistió como invitado, a un evento que organizó su homólogo de Temixco en la periferia del área arqueológica de Xochicalco y el de Miacatlán externó su preocupación por que la mina comience a operar ya que las afectaciones estarían de igual forma impactando su municipio y lamentó que Miguel Ángel Colín Nava, presidente municipal de Temixco, días antes manifestara a los medios de comunicación, su interés por que la mina inicie la extracción con el pretexto de generar empleos, sin dimensionar los daños al entorno.
“…Si usted se da cuenta somos la cercanía en metros donde se pretende hacer esta obra somos los principales y los más cercanos, afectados de la comunidad de Xochicalco perteneciente al municipio de Miacatlán por eso estamos totalmente en desacuerdo…”
Y fue el alcalde de Temixco, Miguel Ángel Colín Nava, quien en un inicio se manifestó reiteradamente ante los medios de comunicación a favor de la mina canadiense, ahora de pronto se arrepintió y declara abiertamente que los medios lo mal interpretaron, pues él dijo, que estaba a favor de la creación de empleos que la mina canadiense pudiera traer, pero sin llevar a cabo la extracción.
Por mero sentido común, se entiende que es la razón de ser de una mina.
“…No no nunca dijes sí a la mina, – respondió desesperado el alcalde de Temixco e insistió- dije sí al empleo que es muy diferente, sí al empleo. –Habiendo mina hay empleo, reviró el reportero y él munícipe muy serio porque su argumento no convencía a los medios de comunicación, respondió muy solemne– Sí, desde luego, cualquier empresa que haga, que venga es para generar empleos …”
Así las cosas en el equinoccio de primavera en Xochicalco, donde esta mina sigue amenazando el medio ambiente y la Acrópolis, patrimonio de la humanidad y lugar donde las diversas cultura de Mesoamérica se pusieron de acuerdo para homologar el calendario ceremonial y agrícola.