Home / México y Mundo / Reportaje: Las obras chafas de Graco

Reportaje: Las obras chafas de Graco

Las obras públicas realizadas en Cuernavaca por el Gobierno de Graco Ramírez no sobrevivieron ni a su Sexenio.

Obras que fueron inauguradas hace apenas uno, dos o tres años hoy lucen deterioradas, con fracturas, rotas, hundidas, vandalizadas o abandonadas.

Por ejemplo, en 2014 fueron rehabilitados los callejones de Correos y El Cubo, en el Centro Histórico de Cuernavaca.

Plaza de Armas

Callejón del Cubo

Los trabajos de ambos espacios sumaron en total una inversión de 6 millones 906 mil 402 pesos.

Las remodelaciones consistieron en la colocación de piso recinto negro, liso y rayado, aplicación de pintura vinílica, mantenimiento, reparación y limpieza de superficie de cancelaría existente en vanos de puertas y ventanas, instalación eléctrica subterránea, colocación de luminarias en piso, sustitución de cabinas telefónicas, reposición de las tomas domiciliarias y descargas sanitarias, suministro y colocación de vegetación.

Pero en un recorrido realizado por ambos callejones se puede apreciar que el piso recinto negro está roto en muchas de las escaleras que tienen ambos callejones.

Este material también presenta hundimientos en algunas zonas.

Además, las lámparas instaladas en el piso están rotas, fundidas, llenas de agua, basura y lodo.

Las tapas de los registros de servicios públicos, como energía eléctrica o agua potable, están rotas, fracturadas y en algunos casos amarradas con alambre.

Calle Ricardo Linares

Plaza de Armas

Plaza de Armas

Otra de las obras millonarias inauguradas por Graco Ramírez fue la remodelación de la Calle Ricardo Linares.

Esta obra, entregada el 10 de diciembre de 2014, costó 10 millones 827 mil pesos y consistió en la rehabilitación del arroyo vehicular y las banquetas, así como de las plazas aledañas.

“Respecto al equipamiento y mobiliario urbano, se instalaron elementos que brindan seguridad al peatón (esferas de color negro), además se dotaron de elementos que facilitan el tránsito de automovilistas y peatones, para mejorar los servicios públicos de agua potable y drenaje sanitario, se realizó la sustitución de la tubería, se construyeron tomas de agua potable y descargas sanitarias domiciliarias conservando la capacidad instalada de las redes y disminuyendo pérdidas de agua potable por fugas.

“Se construyeron losas de pavimento de concreto hidráulico, se colocó rampa con acabado estriado en área vehicular, base de concreto hidráulico con espesor de 20 centímetros, suministro y colocación de protecciones peatonales tipo bolardo de fundición metálica esféricos, suministro y colocación de guarniciones de recinto.

A pesar de haber sido concluida hace menos de tres años, esta obra es una de las que actualmente luce más deteriorada.

Las tapas de los registros de servicios públicos están hundidas, cuarteadas, rotas o incluso han desaparecido.

Algunas de las esferas metálicas instaladas a lo largo de las guarniciones han sido desprendidas.

El piso recinto negro también está roto y hundido en algunas zonas de la vialidad.

Los registros, cuyas tapas están rotas o robadas, permanecen llenos de basura, agua o lodo.

Un semáforo instalado en esta calle fue desprendido y en el piso solo quedaron los cuatro tornillos que los sujetaban y los cables de la instalación eléctrica.

Calle Ricardo Linares


Mangueras que forman parte de la red eléctrica de la calle están a la intemperie pues el piso que las cubría ha sido levantado por el paso de los automóviles.

Las tapas de un registro que oculta un transformador de energía eléctrica están hechas pedazos, lo que además implica un riesgo para los peatones.

Otra obra es la Plaza de Armas de Cuernavaca, reinaugurada apenas en septiembre del año pasado.

En estos trabajos fueron invertidos 49 millones de pesos y básicamente consistieron en la colocación de piso recinto negro, remodelación de jardineras, limpieza, alineación de escaleras y cambio del asta bandera.

Además se retiraron los puestos de periódicos, se cambió la vegetación ornamental, se rehabilitaron varios árboles y se plantaron nuevos ejemplares .

Como parte de la remodelación, la Secretaría de Obras Públicas colocó una guía en el perímetro de la Plaza para ayudar a las personas débiles visuales y ciegas.

La guía no resistió el paso de los peatones y fue despegada en muchos tramos.

Plaza de Armas

Señales de metal con información escrita en sistema Braille fueron desprendidas, además la vegetación de algunas jardineras se secó por falta de agua y tuvo que ser repuesta.

La Calle Guerrero, en el Centro de Cuernavaca, cuya remodelación concluyó en 2015 tras una inversión de más de 20 millones de pesos, también luce deteriorada.

La vialidad, que tras su remodelación fue peatonalizada, actualmente luce llena de hoyos y grietas, además registros de servicios públicos no tienen tapa.

En esta vialidad el agua de lluvia se estanca en medio de la calle y no fluye hacia las coladeras, a pesar de que también fueron rehabilitadas.

Calle Guerrero

Calle Guerrero

Calle Guerrero

Calle Guerrero

Calle Guerrero

Una obra más que está en el abandono es el parque de los Patios de la Estación, inaugurada en abril de 2015.

En estos trabajos se invirtieron 9 millones de pesos y se colocaron juegos infantiles, gimnasio al aire libre, comedores, áreas verdes, de lectura y deportivas.

Hoy, dos años después de su rehabilitación, las mesas de los comedores al aire libre están destrozadas, el piso de los juegos infantiles y gimnasio roto y las jardineras abandonadas.

Parque Patios de la Estación

Parque Patios de la Estación

Parque Patios de la Estación

En el Puente Porfirio Díaz los trabajos de remodelación concluyeron en abril de 2015 tras una inversión de 4 millones de pesos.

Aquí fue cambiada de la cinta asfáltica por concreto, se rehabilitaron las banquetas y se canalizó línea eléctrica.

Sin embargo, la obra inaugurada hace poco más de dos años también luce varios tramos de guarnición destruida, rota, fracturada y hundida.

Las jardineras que también fueron remodeladas ese año estñan cuarteadas y con el recinto negro desprendido, fracturado o roto.

La tapa de metal de un registro de energía eléctrica instalado en la zona está hundida y desalineada

Mientras estás obras permanecen sin reparar, el Gobierno del estado continúa con las remodelaciones millonarias de otros espacios públicos aledaños a la Plaza de Armas de Cuernavaca.

Puente Porfirio Díaz

Puente Porfirio Díaz

Puente Porfirio Díaz

Puente Porfirio Díaz

Puente Porfirio Díaz

Puente Porfirio Díaz

Puente Porfirio Díaz

JUSTIFICA GOBIERNO DE MORELOS DAÑOS EN OBRAS: SON POR VANDALISMO Y EL PASO DEL TIEMPO

Las obras de Graco Ramírez, inauguradas hace uno, dos o tres años, están deterioradas por el paso del tiempo y por actos vandálicos, aseguró el ingeniero Sergio Beltrán Toto, Subsecretario de Evaluación y Seguimiento de la Secretaría de Obras Públicas del Estado de Morelos.

El funcionario estatal dijo en entrevista que el mal estado de las obras no es producto de la utilización de materiales de mala calidad.

“Pues si no es mala calidad, por el tiempo que ya tienen sí es desgaste propio del uso e, insisto, muchas veces pues de la falta de responsabilidad por parte de los usuarios”, dijo.

Beltrán Toto respondió así luego de ver en una computadora las imágenes capturadas en recorridos realizados por las obras y en las que se exhibe el deterioro de los trabajos de remodelación concluidos no hace más de tres años.

Sobre los registros de servicios públicos que no tienen tapa, el Subsecretario de Evaluación y Seguimiento de la Secretaría de Obras Públicas dijo que es producto de robos.

“Son tapas de registros eléctricos, la misma gente que llega de repente a vender, nosotros los pusimos porque son registros especialmente para ese tipo de plazas donde constantemente llegan, ponen, quitan y que tienen cierto comercio que va mucho y lo hacen uno y otro día, sin embargo aquí la verdad que sí quisiera pedirle a la ciudadanía que nos ayude porque es muy triste que después de que terminamos las obras pues la misma gente llega y vandaliza.

“Son robos y es vandalismo, es vandalismo, no se le puede llamar de otra manera, la verdad es que me gustaría que la gente tenga conciencia porque al final de cuentas cuesta mucho y es para nosotros”, dijo.

Sobre el piso dañado en muchas de las obras, el funcionario del Gobierno de Graco Ramírez también responsabilizó a los ciudadanos del desgaste.

“Se alcanza a ver, esto lo hicieron con máquina, son temas donde llegan para poder colocar algunas mantas, algunas lonas donde tienen que meter con marro y cincel, esto no lo rompes, son piezas de cuatro pulgadas de espesor, de 10 centímetros, así lo marca el INAH.

“Para doblar ese metal se necesita más que la fuerza humana”, dijo al tratar de explicar por qué el contorno metálico de un registro está doblado.

Sobre los escalones despostillados, cuarteados o rotos y sobre las lámparas colocadas en el piso de los callejones de El Cubo y Correos, el Subsecretario dijo que es producto de manifestaciones y de jóvenes en patineta que al practicar ese deporte las han roto en varias ocasiones.

“Las lámparas las hemos cambiado al menos en tres ocasiones, aquí sí son actos vandálicos, actos vandálicos de cuando hay manifestaciones, no podemos evitar las manifestaciones porque es una plaza pública.

“Ya la hemos cambiado porque llegaban los patinetos y brincaban aquí, caía la patineta con la llanta y las rompían y no podemos evitarlo, ¿cómo lo evitamos? Solo pedirle a los usuarios que tengan más consideración”, explicó.

Al ser cuestionado sobre si los materiales empleados en espacios públicos deben soportar el uso rudo, el funcioanrio estatal dijo que en las nueva sobras han tomado medidas.

“Esto lo hicimos en el año 2014, posteriormente hicimos la Plaza de Armas y en la Plaza de Armas podrás ver que ya no está el volado (en las escaleras), ya no tienen esa naricita que con las patinetas se rompía, aquí lo hicimos a paño justamente para que no suceda esto”, dijo.

Sobre la Calle Guerrero, donde se estanca el agua de lluvia, el Subsecretario reconoció que es una falla de la obra y que la van a corregir.

Beltrán Toto informó que las obras públicas cuentan con una fianza por vicios ocultos mediante la cual las empresas son responsables de reparar todos los desperfectos de los trabajos, pero solo durante los 12 meses siguientes a que concluyen.

La mayoría de las obras deterioradas ya superaron ese plazo, dijo, sin embargo adelantó que buscarán a las empresas para que reparen los daños.

Sin embargo aseguró que excepto la Plaza de Armas, el resto de las obras fueron entregadas al Ayuntamiento de Cuernavaca, por lo que es el Gobierno municipal quien debe hacerse cargo del mantenimiento y reparación de los desperfectos.

“Somos la parte ejecutora como Gobierno del Estado, sin embargo pertenecen al Municipio, nosotros ejecutamos las obras y se les pasa al municipio, tenemos las actas bien documentadas donde se le entregan al municipio, pasan a ser del municipio y el municipio es el que está obligado a mantener estas obras”. dijo.

De acuerdo con su respuesta, es la Administración municipal la que está obligada a reparar las malas condiciones en las que se encuentran las obras contratadas, pagadas e inauguradas por el Gobierno de Graco Ramírez.

VE ESPECIALISTA MALA PLANEACIÓN EN OBRAS

Las obras millonarias inauguradas por el Gobierno de Graco Ramírez que no duraron más de tres años y hoy lucen deterioradas son reflejo de una mala planeación y de posibles actos de corrupción, dijo en entrevista el arquitecto Hansel Oliver Rojas Figueroa, quien desde hace nueve años supervisa obras públicas en Morelos.

Las obras públicas realizadas en Cuernavaca por el Gobierno de Graco Ramírez no sobrevivieron ni a su Sexenio.

Obras que fueron inauguradas hace apenas uno, dos o tres años hoy lucen deterioradas, con fracturas, rotas, hundidas, vandalizadas o abandonadas.

Pero para el Gobierno del Estado, las obras no son de mala calidad, sino que están deterioradas por el paso del tiempo y por actos vandálicos.

Sin embargo, el arquitecto Rojas Figueroa, quien actualmente supervisa obras en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), los trabajos en los que se invierten millones de pesos del presupuesto público deben durar más de 10 años.

“Sí están mal planeadas las obras, si han durado un año, dos años, definitivamente planearon mal los acabados y los materiales, sí está mal planeado, y que puede ser un factor el mal uso, pues sí, puede ser un factor.

“Pero toda una obra, un proyecto se tiene que proyectar con las debidas características para que el uso que se le vaya a dar contrarreste y sea duradero, obviamente yo no voy a gastar un millón de pesos en algo que me va a durar un año, nadie lo haría, y si le preguntas a la gente pues menos, te dirán estás mal, gasta en algo que sirva, que me dure 10 años, 15 años, 20 años”, dijo.

Además de la mala planeación, para el arquitecto la contratación de funcionarios sin experiencia en Obras Públicas del Gobierno del Graco Ramírez también ha afectado los proyectos.

“A la hora que se hizo todo este cambio drástico en Gobierno del Estado, yo supe que se cambió a mucha gente dentro de las áreas de proyectos de las instancias que existen, no digo que se malo, siempre es bueno renovarse, pero con estos proyectos trajeron gente que no tenía tanta experiencia para generar un proyecto que sea funcional, puede ser una mala administración de un departamento, puede ser una negligencia de una persona que no tuviera la información necesaria, puede que sea una corrupción donde ellos buscan lo más barato y lo disfrazan con un costo enorme, pueden ser muchos factores, digo , no podría decirte en particular cuál es la causa de todos estos problemas en la obra pública, pero todo esto podría afectar

“Hoy veo a los supervisores, platico con ellos, del Gobierno del Estado, y no tienen experiencia, les falta carácter por falta de experiencia y eso influye en que hagan mal un proyecto, un presupuesto, un catálogo de conceptos, precios unitarios y a eso puedes sumarle que te den ciertas instrucciones…”, expresó.

Otro de los factores al que s ele puede atribuir la mala calidad de los trabajos realizados en el Sexenio de Ramírez es la contratación de empresas foráneas que “hacen lo que quieren” co las obras públicas, agregó el arquitecto.

“Antes había unos estándares de calidad con los supervisores que ahorita ya no se ven, te lo digo porque tengo empresas que estoy revisándoles obras, pero yo las veo y la mayoría son de fuera, y no digo todas, hay muchas excepciones que sí están apostando por hacer su trabajo bien, pero siento que muchas vienen muy ‘apapachadas, apadrinadas’ o sintiendo que vienen y que si hacen cualquier cosa no hay problema porque hay una persona que los esta apoyando.

“Las empresas están maleducadas, no obedecen, no les importa si entregan mal, si entregan bien, al fin y al cabo va a haber una instrucción que les dice a los supervisores ‘pásalo, fírmalo (autorízalo)’ y esto genera que la obra final, lo que se le entrega al público, el producto, pues sea un producto de mala calidad”, expresó el especialista.

x

Check Also

Tres hombres y una mujer fueron detenidos por la Policía Morelos después de una persecución en Paso Exprés. Están acusados de robar una tienda de teléfonos.

Tres hombres y una mujer que habrían cometido un robo a un negocio de telefonía ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com