Home / México y Mundo / “Salí de mi casa, de mi trabajo, de mi confort para cumplir un sueño”.- Tabaré Alonso, el ciclista uruguayo que cruza América sobre dos ruedas llegó a Cuernavaca

“Salí de mi casa, de mi trabajo, de mi confort para cumplir un sueño”.- Tabaré Alonso, el ciclista uruguayo que cruza América sobre dos ruedas llegó a Cuernavaca

Tras recorrer 15 países y 10 estados de México, Tabaré Alonso, ciclista uruguayo de 32 años de edad, llegó a Cuernavaca, Morelos como parte de su sueño de conocer el continente  americano en dos ruedas.

En el atrio de la iglesia de El Calvario, en el Centro de Cuernavaca, Tabaré contó cómo decidió hace tres años y medio abandonar la oficina donde trabajaba como informático e iniciar este largo viaje.

“Salí de mi casa, de mi trabajo, de mi confort para vivir un poco más. Esto era un sueño guardado que yo tenía. ¿Por qué no me arriesgaba o por qué no lo hacía? Por miedo, simple miedo a las cosas malas que podían pasar, y sí pasaron, pero cuando realmente a uno le nace de aquí un proyecto, un sueño, ya sea una carrera, pintar, cantar, conocer un lugar, no sé, enamorarse, lo que sea, creo  que es el riesgo y lo más difícil creo que va a ser ese día  que tú dices ‘hasta aquí, hasta aquí lo dejo’.

“Después ha sido todo hermoso, lo más difícil fue cuando le dije a mi jefe, a mi familia ‘me voy, voy a renunciar y voy a cumplir… de qué voy a vivir no sé, pero quiero vivir esto’. Lo más difícil es ese primer día, es intentarlo. Puede que no me gustaba, quizás no me iba a gustar porque nunca había andado en bicicleta, no conocía ningún lugar, pero no me iba a quedar con la duda y aquí estoy. Dar ese paso y tener ese punto de quiebre que es cuando uno dice ‘ya hasta aquí’”, dijo en entrevista.

Argentina, Bolivia, Perú, Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y en México Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Tlaxcala, Guerrero y ahora Morelos son los países y estados donde Tabaré ha rodado.

Para cumplir un sueño, expresó, lo primero es vencer los miedos.

“Tú sabes que en un viaje, en un recorrido de larga distancia, lo costoso es sentirte seguro, dónde vas a dormir, qué vas a comer, pero resulta que uno va perdiendo los miedos, ya me han robado varias veces, me han robado dos veces la bicicleta, siempre la recupero, me han robado el teléfono, el calzado, pero uno va perdiendo el miedo de decir ‘yo no tengo nada en esta vida, solo mi bicicleta y mi sueño de poder completar esto’.

“Entonces me quedo sin dinero, uno de los grandes miedos: ¿qué pasa cuando me quede sin dinero? ¿Qué pasa cuándo te enfermas, cuando extrañas? ¿Qué pasa si te enamoras y no puedes? Yo quiero completar esto, pero no, uno va trabajando en cualquier lugar, siempre con la verdad y dinero no para ser rico, sino para comer un poco, para juntar un poco para después por si se rompe la bici y seguir”, dijo.

Los viajes de aproximadamente 80 kilómetros diarios son solventados con trabajos en el campo y en la construcción, principalmente, que realiza en cada uno de los sitios a los que arriba.

“Trabajaba en informática y soñando, soñando con esos lugares, imagínate llegar a Acapulco, hoy en día los lugares que he podido visitar ni con todo el dinero del mundo lo habría hecho  porque ya que vacaciones, que hoteles, hoy  duermo en una hamaca, me hago de comer, tengo mi sartén y cocino. Para sustentarme voy trabajando, ya sea en el campo, en la construcción, por eso se me ha alargado un poco más el tiempo y hace tres años y medio que salí, por eso es que demoré un poquito más”, expresó.

Sin embargo, a veces corre con mucha suerte, como en Cuernavaca, donde Rosario, una de las seguidoras de sus redes sociales ,le invitó un masaje en el Hotel Las Mañanitas.

“Tengo una hermana en Ciudad de México que muchas veces en un grupo familiar ella nos ha inspirado… un día en un problema que yo tuve personal ella me escribe y me dice ‘sigue a esta persona en Facebook, es una persona que me inspira por todo lo que ha vivido, por todo lo que ha viajado’, entonces comenzamos a seguirlo en las redes sociales y ella me comenta un día que el chico ya estaba por la zona de Guerrero y que le emocionaba mucho por cómo la situación se estaba dando.

“Coincidió que Tabaré Alonso pasa a Guerrero, que es de donde yo soy originaria, que es Teloloapan, y en ese momento lo recibe mi familia, que es mi madre y mis hermanas, y bueno, posteriormente me comenta mi familia que él tiene que seguir su recorrido y que pasaría. a Cuernavaca, Morelos, entonces se platicó con él, se le dio la oportunidad  de recibirlo en Cuernavaca para que estuviera con nosotros, conociera un poco de la cultura de aquí de Morelos y le hicimos la invitación para que pueda tomar un masaje en el Hotel Las Mañanitas para que pueda continuar con su viaje, su recorrido, mucho más descansado y más tranquilo”, dijo Rosario López.

La invitación, dijo, es en agradecimiento por el impulso que Tabaré le ha dado para luchar por sus sueños.

“Me inspira mucho como persona, te motiva mucho por toda la secuencia que ha vivido, por como él lo dice que desde dormir en una hamaca, desde viajar por la noche, dormir en cualquier lado que le toque, comer lo que se tenga o que se le ofrezca es de admiración y de valentía. Más que nada cumplir tus sueños, lo que tú quieres y lo que te inspira”, dijo Rosario, quien sueña con trabajar en un crucero como terapeuta.

En su paso por el País, Tabaré Alonso ha conocido al México que es capaz de amar y odiar con la misma fuerza, pues las cosas que ha visto en algunos casos, dijo. superan a las mejores películas de terror.

“Para saber algo reciente, cómo realmente era Guerrero, en mi país solo llegaban las noticias malas, una tras otra y realmente conocer Guerrero, que entré por Olinalá, un pueblo mágico que yo no sabía, después Tlapa, Marquelia, Acapulco, Zihuatanejo, Ciudad Altamirano, después a Taxco y en este caso realmente hay personas malas, pero la humildad y el cariño que tiene nuestro continente es increíble.

“México es muy diverso, sabes que digo que México está, las películas de terror, de acción, no superan lo que es México, pero México es increíble, tiene el amor más increíble, más puro, pero también tiene el odio, la violencia más que no hay ni siquiera en todas las películas, México es diverso. Hace 10 meses que estoy recorriendo México sin parar, todos los días avanzando, haciendo mucho zigzag obviamente y aún no conozco México, siento que no conozco México porque hoy estoy en el paraíso y mañana parece que estoy en un lugar donde venden niñas, donde los narcos controlan las carreteras, cosas así, increíbles que digo, wow, esto es México, por eso no me aburro de México, pasaron 10 meses y yo aún no conozco nada, por eso ahora al centro y norte de México”, contó.

x

Check Also

Atropellan a motociclista en Paseo Cuauhnáhuac, el responsable se dio a la fuga

En el paseo Cuauhnahuac, frente al hotel Arcoiris con dirección a Cuautla, en el municipio ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com