Home / México y Mundo / PRISIÓN PREVENTIVA CONTRA EL PONCHIS

PRISIÓN PREVENTIVA CONTRA EL PONCHIS

Al encontrar evidencias de que incurrió en “conductas antisociales”, como, posesión de narcóticos, con fines de transporte;  portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y Fuerzas Armadas; violación a la Ley contra la Delincuencia Organizada y Homicidio Doloso, se le vinculo a proceso y se le impuso prisión preventiva como medida cautelar, al “Niño Sicario del CPS”, Edgar “N”, alias “El Ponchis”, de 14 años de edad, mismo que de resultar culpable, podría ser sancionado con tres años de prisión.

Tras horas de deliberación y argumentación de la defensa del menor y del Fiscal de Justicia Para Adolescentes, en torno a las evidencias y señalamientos que se han hecho en torno a este triste caso en el que un menor de edad es señalado de incurrir en graves delitos del fuero común y federal, Juez de Garantías y Justicia Oral del Tribunal Unitario de Justicia para Adolescentes, determino Vincular a proceso al “Ponchis”, vecino de Tejalpa y decretar como medida cautelar, la prisión preventiva, por los cuatro delitos en que se le relaciona.

Pero además dio de plazo 60 días al Fiscal de Justicia para Adolescentes de la Procuraduría General de Justicia, para el cierre de la instrucción, plazo en el que deberá aportar más pruebas, evidencias y testimonios que fortalezcan los indicios y comprueben la autoría y responsabilidad del “Niño Sicario”, para que “de acuerdo a la ley vigente en la materia, se le pueda sancionar hasta con tres años de cárcel”.

Todo ello en tanto la defensa del menor imputado demando la no información de los pormenores del caso, exigió que no se revele más la identidad del menor, al amparo de la citada Ley de Justicia para Adolescentes, que tanto ha sido descalificada y condenada por diferentes sectores sociales, al ser “exageradamente proteccionista, en casos tan graves de delincuentes peligrosos como este que sirve de ejemplo y que no se debe de ocultar, pues es absurdo querer resolver un cáncer social, ocultándolo”.

LOS ANTECEDENTES.

Como se ha informado ya la primera información de la existencia del “Niño Sicario”, salió a la luz pública, tras la captura el pasado 29 de octubre de Juan Carlos López Herrera, Magdalena Rodríguez Hernández, Mario Jiménez, Rubén Rogelio Nava y Roberto Alberto Valerio Franco, a manos de militares, en una casa de seguridad del “CPS”, localizada en la calle Zacatenco de Tejalpa.

Fueron estos sicarios del “CPS”, los que al ser detenidos revelaron a los federales que “EL Ponchis”, al que los uniformados habían dejado ir por haberse dado cuenta que era menor de edad y creyendo que era ajeno a las actividades de los hampones, declararon que era precisamente él, “el más sanguinario, ya que torturaba, descuartizaba y decapitaba a sus víctimas”.

Desde ese momento los elementos de la XXIV Zona Militar, se dedicaron a seguir la pista al “Ponchis” y fue hasta el pasado jueves alrededor de las 22.00 horas en que lo reconocieron en el aeropuerto de “Tetlama”, del municipio de Temixco, cuando acompañado de sus hermanas Isabel y Lina Erika, a las que también se acusa de ser parte del “CPS”, encargadas de tirar los cadáveres de las víctimas de su hermano, se disponían a huir a Tijuana, para de ahí pasar a San Diego donde ya los esperaba la madre de ellos.

En sus primeras declaraciones dadas de manera extraoficial “El Ponchis”, argumento que “no se acordaba de cómo ejecutaba, descuartizaba o decapitaba a los enemigos del CPS, ya que cuando lo hacía se drogaba con mariguana”, droga que reconoció consumía desde los 12 años, cuando fue reclutado por el CPS, por el clan encabezado por Julio Jesús Radilla Hernández o Julio Jesús Padilla Hernández, alias “El Negro”, quien se encuentra profugo y es buscado por los militares, tras ser identificado como uno de los principales cabecillas de esa organización criminal que opera en el municipio de Jiutepec y los municipios aledaños, donde a decir de los informes de “Inteligencia Militar”, “El CPS, tiene comprabas a las autoridades locales, y la clave para la impunidad es la bola ocho, imagen que incluso llevan tatuada los principales cabecillas en la muñeca derecha para identificarse con los policías que tienen comprados para que los dejen escapar, hagan lo que hagan”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Su concubina lo habría sorprendido ultrajando a su hija, la mantuvo cautiva para que no lo denunciara, los hechos ocurrieron en Ayala

Elementos de la Policía de Investigación Criminal (PIC) de la zona Oriente ejecutaron una orden ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com