Home / México y Mundo / EL “H” HABRÍA DADO ORDEN DE MATAR A 7 PERSONAS ENTRE ELLOS SICILIA

EL “H” HABRÍA DADO ORDEN DE MATAR A 7 PERSONAS ENTRE ELLOS SICILIA

La ejecución de las 7 personas, entre ellas el hijo del poeta Javier Sicilia, Juan Francisco Sicilia, habría sido ordenada por “el H”, Héctor Beltrán Leyva, vía telefónica desde Sinaloa, según declaraciones de Rodrigo Elizalde Morán de 25 años de edad apodado “El Chemise” o “El Chamis”, vecino de Tlaltenango, sicario del “CPS”, quien ayer fue presentado por elementos del 21º Batallón de Infantería de la XXIV Zona Militar, luego de que este les fuera entregado por la mañana, tras haber sido levantado, interrogado y torturado por presuntos sicarios del Cartel del Golfo-CDG.

Todo esto luego de que el móvil de esta masacre, según este sicario Rodrigo Elizalde habría sido la disputa de una mujer que acompañaba a 4 de las 7 víctimas lo que enojo a otro sicario  apodado “La Burra”, cuando todos coincidieron en el bar “La Krudalia” de Domingo Diez.

Mostrando las huellas de la salvaje golpiza recibida, a manos de los sicarios rivales del CDG, Rodrigo Elizalde fue presentado ayer poco después de las 21:30 horas en las instalaciones del 21ª  Batallón de Infantería y ahí narró que el pasado miércoles a las 15:30 horas fue levantado por un comando armado de 4 hombres a bordo de una camioneta negra, que lo torturaron toda la tarde y noche, hasta dejarlo tirado en el poblado de Acatlipa, “dándolo por muerto”, en una calle solitaria a un costado de la panadería del Sol, ayer por la mañana.

A este respecto los militares, reconocieron que efectivamente fueron avisados por los delincuentes que ahí dejaban a uno de los responsables de la muerte de las 7 personas cuyos cadáveres fueron encontradas el pasado lunes 28 en el fraccionamiento Las Brisas del municipio de Temixco, en el interior de un vehículo Honda Civic con placas de Guerrero, entre estos el hijo de Javier Sicilia, Juan Francisco.

Rodrigo Elizalde, explicó que el domingo 27 antes de las 20:00 horas otro sicario apodado “La Burra” y 2 más se encontraban tomando en el bar “La Krudalia”, en donde coincidieron con “4 chavos que estaban con una mujer”, por lo que al calor de las copas y de la droga “La Burra”, comenzó a acosar a la acompañante de los 4, y estos se molestaron y lo increparon, lo que indigno al delincuente, que llamó por teléfono a jefe y cómplice apodado “El Chistín”, de nombre Mario Miguel Pacheco Reybal que se encontraba en una casa de seguridad en Santa María, junto con “El Negro”, Julio de Jesús Hernández Radilla y el ahora detenido.

“La Burra”, le comentó lo que había pasado con los 4 jóvenes e inicialmente “El Chistín”, le dijo que los levantará, pero después le indicó que se esperara que él iba a bajar y asegura Rodrigo Elizalde, quien antes era lavador de coches y ahora sicario con un sueldo mensual de 10 mil pesos, “encargado de cuidar a la gente y a las casas de seguridad”, que los tres bajaron en dos camionetas pick up una Ford Lobo Roja y una blanca.

Explicó que “Salió la Burra por El Chistin y los dos armados con pistolas se metieron por los cuatro chavos y los sacaron, y los echaron a la caja de la camioneta roja que manejó el Chistín, mientras otro de sus cómplices mantenía sometidos a los 4 jóvenes a punta de Cuerno de Chivo” y los maniataba con vendas.

Los seis sicarios salieron llevándose a los jóvenes en sus dos camionetas pero además llevando el Honda Civic en el que habían llegado sus víctimas, todo esto aproximadamente a las 20.30 horas de ese domingo, estimando que más o menos diez quince minutos después llegaron a la casa de seguridad del “Chistín”, localizada en la calle Cuatematla número 37 de Santa María, en donde metieron a los cuatro jóvenes al tiempo de ponerles bolsas de plástico en la cabeza.

Este inmueble cabe destacar fue cateado ayer alrededor de las 10.00 horas por militares, llevando a Rodrigo Elizalde, quien afirman los uniformados reconoció plenamente la casa y la describió por dentro como el lugar donde llevaron a cuatro de las víctimas, como en otras ocasiones y que resulto ser propiedad del reconocido cardiólogo José Rodolfo Moreno Villanueva y de su hijo José Moreno Baz dueño del bar “Kindom” localizado en la avenida Teopanzolco.

Además de acuerdo al seguimiento del caso que hicieron los militares, hay un vinculo que lleva a los ocupantes de esta casa de seguridad en Santa María a la casa de Río Amarillo en Vista Hermosa, presumiblemente propiedad de Gerardo Cortina, hijo de la ex Contralora Patricia Mariscal, que también fue cateada ayer por la mañana, ya que el médico es suegro de Gerardo Cortina y pudiera haber sido utilizada en alguna ocasión como casa de seguridad, según los señalamientos y confesiones del “Chamise o Chemis”.

El detenido, explicó que al estar ahí en esa casa, “El Chistin”, le ordeno que se quedara afuera vigilando, pero a los pocos minutos aseguró que le llamo su esposo diciéndole que su hijo estaba enfermo por lo que le comunico a su jefe que no se iba a poder quedar, y este le dio permiso que se fuera y le dio 500 pesos “para que resolviera su problema” y le indicó que en cuatro o cinco días lo buscara para ver que había que hacer.

Por ello afirma Rodrigo Elizalde, el no participo en la masacre, ni supo como y a que hora exactamente los mataron y mucho menos, como es que sus cómplices levantan a las otras tres víctimas, únicamente afirma que le dice “El Chistín” que “los mataron y los fueron a dejar a Las Brisas”, sin saber de quienes se trataba.

Sin embargo destaca Rodrigo Elizalde que “El Chistín” es el brazo derecho del “H” y que a este le informó lo que había pasado y que fue directamente “El H”, el que vía telefónica ordeno desde Sinaloa que “los ejecutaran”.

Trascendió además que ayer mismo alrededor del medio día los militares llevando al detenido consigo incluso acompañado de un médico y con el suero a la vista, recorrieron un rancho en el municipio de Emiliano Zapata, en busca presumiblemente de una “narcofosa”, luego de que Rodrigo Elizalde reconoció que el nada más participo en tres “jales”, aunque acepto que ya estaba por cumplir tres años “en la organización”.

La ejecución de las siete personas, entre ellas el hijo del poeta Javier Sicilia, Juan Francisco Sicilia, habría sido ordenada por “El H”, Héctor Beltrán Leyva, vía telefónica desde Sinaloa, según declaraciones de Rodrigo Elizalde Morán de 25 años de edad apodado “El Chemise” o “El Chamis”, vecino de Tlaltenango, sicario del “CPS”, quien ayer fue presentado por elementos del 21º Batallón de Infantería de la XXIV Zona Militar, luego de que este les fuera entregado por la mañana, tras haber sido levantado, interrogado y torturado por presuntos sicarios del Cartel del Golfo-CDG.

Todo esto luego de que el móvil de esta masacre, según este sicario Rodrigo Elizalde habría sido la disputa de una mujer que acompañaba a cuatros de las siete víctimas lo que enojo a otro sicario  apodado “La Burra”, cuando todos coincidieron en “El bar La Krudalia” de Domingo Diez.

Mostrando las huellas de la salvaje golpiza recibida, a manos de los sicarios rivales del CDG, Rodrigo Elizalde fue presentado ayer poco después de las 21.30 horas en las instalaciones del 21ª  Batallón de Infantería y ahí narró que el pasado miércoles a las 15.30 horas fue levantado por un comando armado de cuatro hombres a bordo de una camioneta negra, que lo torturaron toda la tarde y noche, hasta dejarlo tirado en el poblado de Acatlipa, “dándolo por muerto”, en una calle solitaria a un costado de la panadería del Sol, ayer viernes por la mañana.

A este respecto los militares, reconocieron que efectivamente fueron avisados por los delincuentes que ahí dejaban a uno de los responsables de la muerte de las siete personas cuyos cadáveres fueron encontradas el pasado lunes 28 en el fraccionamiento Las Brisas del municipio de Temixco, en el interior de un vehículo Honda Civic con placas de Guerrero, entre estos el hijo de Javier Sicilia, Juan Francisco.

Rodrigo Elizalde, explicó que el domingo 27 antes de las 20.00 horas otro sicario apodado “La Burra” y dos más se encontraban tomando en el bar “La Krudalia”, en donde coincidieron con “cuatro chavos que estaban con una mujer”, por lo que al calor de las copas y de la droga “La Burra”, comenzó a acosar a la acompañante de los cuatro, y estos se molestaron y lo increparon, lo que indigno al delincuente, que llamó por teléfono a jefe y cómplice apodado “El Chistín”, de nombre Mario Miguel Pacheco Reybal que se encontraba en una casa de seguridad en Santa María, junto con “El Negro”, Julio de Jesús Hernández Radilla y el ahora detenido.

“La Burra”, le comentó lo que había pasado con los  cuatro jóvenes e inicialmente “El Chistín”, le dijo que los levantará, pero después le indicó que se esperara que él iba a bajar y asegura Rodrigo Elizalde, quien antes era lavador de coches y ahora sicario con un sueldo mensual de diez mil pesos, “encargado de cuidar a la gente y a las casas de seguridad”, que los tres bajaron en dos camionetas pick up una Ford Lobo Roja y una blanca.

Explicó que “Salió la Burra por El Chistin y los dos armados con pistolas se metieron por los cuatro chavos y los sacaron, y los echaron a la caja de la camioneta roja que manejó el Chistín, mientras otro de sus cómplices mantenía sometidos a los cuatro jóvenes a punta de Cuerno de Chivo” y los maniataba con vendas.

Los seis sicarios salieron llevándose a los jóvenes en sus dos camionetas pero además llevando el Honda Civic en el que habían llegado sus víctimas, todo esto aproximadamente a las 20.30 horas de ese domingo, estimando que más o menos diez quince minutos después llegaron a la casa de seguridad del “Chistín”, localizada en la calle Cuatematla número 37 de Santa María, en donde metieron a los cuatro jóvenes al tiempo de ponerles bolsas de plástico en la cabeza.

Este inmueble cabe destacar fue cateado ayer alrededor de las 10.00 horas por militares, llevando a Rodrigo Elizalde, quien afirman los uniformados reconoció plenamente la casa y la describió por dentro como el lugar donde llevaron a cuatro de las víctimas, como en otras ocasiones y que resulto ser propiedad del reconocido cardiólogo José Rodolfo Moreno Villanueva y de su hijo José Moreno Baz dueño del bar “Kindom” localizado en la avenida Teopanzolco.

Además de acuerdo al seguimiento del caso que hicieron los militares, hay un vinculo que lleva a los ocupantes de esta casa de seguridad en Santa María a la casa de Río Amarillo en Vista Hermosa, presumiblemente propiedad de Gerardo Cortina, hijo de la ex Contralora Patricia Mariscal, que también fue cateada ayer por la mañana, ya que el médico es suegro de Gerardo Cortina y pudiera haber sido utilizada en alguna ocasión como casa de seguridad, según los señalamientos y confesiones del “Chamise o Chemis”.

El detenido, explicó que al estar ahí en esa casa, “El Chistin”, le ordeno que se quedara afuera vigilando, pero a los pocos minutos aseguró que le llamo su esposo diciéndole que su hijo estaba enfermo por lo que le comunico a su jefe que no se iba a poder quedar, y este le dio permiso que se fuera y le dio 500 pesos “para que resolviera su problema” y le indicó que en cuatro o cinco días lo buscara para ver que había que hacer.

Por ello afirma Rodrigo Elizalde, el no participo en la masacre, ni supo como y a que hora exactamente los mataron y mucho menos, como es que sus cómplices levantan a las otras tres víctimas, únicamente afirma que le dice “El Chistín” que “los mataron y los fueron a dejar a Las Brisas”, sin saber de quienes se trataba.

Sin embargo destaca Rodrigo Elizalde que “El Chistín” es el brazo derecho del “H” y que a este le informó lo que había pasado y que fue directamente “El H”, el que vía telefónica ordeno desde Sinaloa que “los ejecutaran”.

Trascendió además que ayer mismo alrededor del medio día los militares llevando al detenido consigo incluso acompañado de un médico y con el suero a la vista, recorrieron un rancho en el municipio de Emiliano Zapata, en busca presumiblemente de una “narcofosa”, luego de que Rodrigo Elizalde reconoció que el nada más participo en tres “jales”, aunque acepto que ya estaba por cumplir tres años “en la organización”.

La ejecución de las siete personas, entre ellas el hijo del poeta Javier Sicilia, Juan Francisco Sicilia, habría sido ordenada por “El H”, Héctor Beltrán Leyva, vía telefónica desde Sinaloa, según declaraciones de Rodrigo Elizalde Morán de 25 años de edad apodado “El Chemise” o “El Chamis”, vecino de Tlaltenango, sicario del “CPS”, quien ayer fue presentado por elementos del 21º Batallón de Infantería de la XXIV Zona Militar, luego de que este les fuera entregado por la mañana, tras haber sido levantado, interrogado y torturado por presuntos sicarios del Cartel del Golfo-CDG.

Todo esto luego de que el móvil de esta masacre, según este sicario Rodrigo Elizalde habría sido la disputa de una mujer que acompañaba a cuatros de las siete víctimas lo que enojo a otro sicario  apodado “La Burra”, cuando todos coincidieron en “El bar La Krudalia” de Domingo Diez.

Mostrando las huellas de la salvaje golpiza recibida, a manos de los sicarios rivales del CDG, Rodrigo Elizalde fue presentado ayer poco después de las 21.30 horas en las instalaciones del 21ª  Batallón de Infantería y ahí narró que el pasado miércoles a las 15.30 horas fue levantado por un comando armado de cuatro hombres a bordo de una camioneta negra, que lo torturaron toda la tarde y noche, hasta dejarlo tirado en el poblado de Acatlipa, “dándolo por muerto”, en una calle solitaria a un costado de la panadería del Sol, ayer viernes por la mañana.

A este respecto los militares, reconocieron que efectivamente fueron avisados por los delincuentes que ahí dejaban a uno de los responsables de la muerte de las siete personas cuyos cadáveres fueron encontradas el pasado lunes 28 en el fraccionamiento Las Brisas del municipio de Temixco, en el interior de un vehículo Honda Civic con placas de Guerrero, entre estos el hijo de Javier Sicilia, Juan Francisco.

Rodrigo Elizalde, explicó que el domingo 27 antes de las 20.00 horas otro sicario apodado “La Burra” y dos más se encontraban tomando en el bar “La Krudalia”, en donde coincidieron con “cuatro chavos que estaban con una mujer”, por lo que al calor de las copas y de la droga “La Burra”, comenzó a acosar a la acompañante de los cuatro, y estos se molestaron y lo increparon, lo que indigno al delincuente, que llamó por teléfono a jefe y cómplice apodado “El Chistín”, de nombre Mario Miguel Pacheco Reybal que se encontraba en una casa de seguridad en Santa María, junto con “El Negro”, Julio de Jesús Hernández Radilla y el ahora detenido.

“La Burra”, le comentó lo que había pasado con los  cuatro jóvenes e inicialmente “El Chistín”, le dijo que los levantará, pero después le indicó que se esperara que él iba a bajar y asegura Rodrigo Elizalde, quien antes era lavador de coches y ahora sicario con un sueldo mensual de diez mil pesos, “encargado de cuidar a la gente y a las casas de seguridad”, que los tres bajaron en dos camionetas pick up una Ford Lobo Roja y una blanca.

Explicó que “Salió la Burra por El Chistin y los dos armados con pistolas se metieron por los cuatro chavos y los sacaron, y los echaron a la caja de la camioneta roja que manejó el Chistín, mientras otro de sus cómplices mantenía sometidos a los cuatro jóvenes a punta de Cuerno de Chivo” y los maniataba con vendas.

Los seis sicarios salieron llevándose a los jóvenes en sus dos camionetas pero además llevando el Honda Civic en el que habían llegado sus víctimas, todo esto aproximadamente a las 20.30 horas de ese domingo, estimando que más o menos diez quince minutos después llegaron a la casa de seguridad del “Chistín”, localizada en la calle Cuatematla número 37 de Santa María, en donde metieron a los cuatro jóvenes al tiempo de ponerles bolsas de plástico en la cabeza.

Este inmueble cabe destacar fue cateado ayer alrededor de las 10.00 horas por militares, llevando a Rodrigo Elizalde, quien afirman los uniformados reconoció plenamente la casa y la describió por dentro como el lugar donde llevaron a cuatro de las víctimas, como en otras ocasiones y que resulto ser propiedad del reconocido cardiólogo José Rodolfo Moreno Villanueva y de su hijo José Moreno Baz dueño del bar “Kindom” localizado en la avenida Teopanzolco.

Además de acuerdo al seguimiento del caso que hicieron los militares, hay un vinculo que lleva a los ocupantes de esta casa de seguridad en Santa María a la casa de Río Amarillo en Vista Hermosa, presumiblemente propiedad de Gerardo Cortina, hijo de la ex Contralora Patricia Mariscal, que también fue cateada ayer por la mañana, ya que el médico es suegro de Gerardo Cortina y pudiera haber sido utilizada en alguna ocasión como casa de seguridad, según los señalamientos y confesiones del “Chamise o Chemis”.

El detenido, explicó que al estar ahí en esa casa, “El Chistin”, le ordeno que se quedara afuera vigilando, pero a los pocos minutos aseguró que le llamo su esposo diciéndole que su hijo estaba enfermo por lo que le comunico a su jefe que no se iba a poder quedar, y este le dio permiso que se fuera y le dio 500 pesos “para que resolviera su problema” y le indicó que en cuatro o cinco días lo buscara para ver que había que hacer.

Por ello afirma Rodrigo Elizalde, el no participo en la masacre, ni supo como y a que hora exactamente los mataron y mucho menos, como es que sus cómplices levantan a las otras tres víctimas, únicamente afirma que le dice “El Chistín” que “los mataron y los fueron a dejar a Las Brisas”, sin saber de quienes se trataba.

Sin embargo destaca Rodrigo Elizalde que “El Chistín” es el brazo derecho del “H” y que a este le informó lo que había pasado y que fue directamente “El H”, el que vía telefónica ordeno desde Sinaloa que “los ejecutaran”.

Trascendió además que ayer mismo alrededor del medio día los militares llevando al detenido consigo incluso acompañado de un médico y con el suero a la vista, recorrieron un rancho en el municipio de Emiliano Zapata, en busca presumiblemente de una “narcofosa”, luego de que Rodrigo Elizalde reconoció que el nada más participo en tres “jales”, aunque acepto que ya estaba por cumplir tres años “en la organización”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Lluvias dejan afectaciones en Tlaltizapán y Tlaquiltenango, el balneario Santa Isabel resultó con daños.

Ya se dieron las primeras afectaciones de este fin de semana por las precipitaciones pluviales ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com