Home / México y Mundo / LAS AUTOLESIONES, FACTOR DE RIESGO PARA EL SUICIDIO

LAS AUTOLESIONES, FACTOR DE RIESGO PARA EL SUICIDIO

Autolesionarse es un factor de riesgo para el suicidio; según estadísticas de hospitales, un alto porcentaje de quienes ingresan por intentar quitarse la vida se han infringido laceraciones con anterioridad, alertó Emilia Lucio Gómez-Maqueo, académica de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

En los últimos años, cada vez con mayor frecuencia los jóvenes de entre 10 y 16 años se hieren con objetos punzocortantes para liberar sus tensiones, o como una forma de llamar la atención, en una práctica denominada cutting, indicó.

Este tipo de lesiones no ponen en riesgo la vida, pero en ocasiones pueden ser la antesala del suicidio. Quienes efectúan el primer intento, son más propensos al segundo. Los individuos con esta conducta autolesiva inician con cortadas pequeñas, pero algunos, al paso del tiempo, lo hacen con mayor continuidad y, en ocasiones, pueden ser realmente letales.

Algunos muestran las cicatrices, pero la mayoría las ocultan bajo playeras de manga larga, muñequeras o pulseras. “Existen diferentes tipos de cutting, pues no siempre se hacen rayas en las muñecas; también pueden hacerlo en las piernas u otras partes del cuerpo”, precisó la psicóloga.

Este proceder deriva, en parte, de factores sociales y culturales, pues el entorno actual es más exigente con los adolescentes por la violencia, la competencia en el trabajo y en la escuela; todo ello es motivo de sufrimiento. Para la mayoría de quienes la practican es una forma de acabar con el dolor o el enojo y, por lo general, se trata de personas con baja autoestima, o con familias donde se vive violencia. También juegan un papel importante las nuevas tecnologías, pues en Internet se muestra el cutting y muchos lo imitan.

Se lastiman porque se sienten rechazados o han sido sexualmente abusados; incluso, quienes tienen trastornos de la alimentación como bulimia, se cortan para distraer los deseos de comer, abundó.

Este comportamiento se presenta a partir de los 10 años de edad, y si no se atiende, puede perdurar hasta la edad adulta, pues está asociado, además, con la depresión, la ansiedad y la autoestima.

Tratamiento

Lucio Gómez-Maqueo indicó que los medicamentos no siempre tienen buenos efectos sobre el cutting, por lo que el mejor tratamiento consiste en psicoterapia y apoyo familiar.

Además, en este proceso se debe evitar el uso de la red, pues existen sitios donde se muestran diversas formas de lesionarse, e incluso existen foros donde los jóvenes pueden conversar sobre su experiencia, lo que no favorece la recuperación.

Otro factor que se debe considerar es que los adolescentes están en la etapa de búsqueda de identidad, y lastimarse implica poner límites entre su cuerpo y sus padres, si estos últimos son muy intrusivos, añadió.

“Los jóvenes deben entender que el daño físico puede ser irreversible, porque las cicatrices son difíciles de borrar; también es preciso que comprendan que cortarse sólo aminora la carga emocional unos instantes, y por lo mismo no es la solución a sus problemas. Deben saber que las heridas pueden infectarse y contraer enfermedades por el uso de objetos punzocortantes sin esterilizar”, concluyó.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Suma Morelos 440 contagios nuevos de Coronavirus en 24 horas.

La Secretaría de Salud informa que a la fecha en Morelos se han estudiado 34 ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com