Home / Política / HOY VENERAMOS A NUESTRA BANDERA NACIONAL

HOY VENERAMOS A NUESTRA BANDERA NACIONAL

Celebramos en esta fecha, una vez más, el Día de la Bandera Nacional. Un símbolo que nos distingue en el mundo a los mexicanos y nos une cordialmente.
Es oportuno reafirmar el profundo valor intrínseco de este Símbolo Patrio, que con el Himno Nacional y el Escudo representan la esencia histórica de los mexicanos y de nuestro país.
La Bandera, el Escudo y El Himno Nacional, son los Símbolos oficiales de nuestra Patria que están profundamente ligados a nuestras raíces culturales, a nuestras luchas contra la opresión y la tiranía para alcanzar la libertad; representan la mexicanidad, la independencia, la integridad, la pluralidad política e ideológica, nuestro mestizaje y la soberanía de nuestro territorio, son emblemas de nacionalismo, fraternidad, consenso, igualdad y unidad nacional que nos han fortalecido en los momentos históricos. Son símbolos que contienen ideales: la voluntad popular, los limites de la autoridad, la extirpación de la corrupción, la buena educación, la practica y rectitud de leyes justas, el desarrollo de la cultura, la ciencia y la técnica al servicio del bien y la verdad. Los símbolos nacionales no son piezas de museo ni expedientes de archivo. Son emblemas vivos que nos hablan, por su color al sentimiento, y por su forma, fondo, sonido y significado al corazón e intelecto
La Bandera Nacional ha acompañado a los mexicanos en momentos de gloria y momentos de peligro. Aspiramos a que continúe acrecentando la unidad y fraternidad entre los mexicanos.
Hoy vivimos al borde de diversas crisis cuyos linderos erosionan día a día la estabilidad, la paz, la tranquilidad y la existencia misma de los mexicanos. Estas crisis reducen el ámbito de nuestra seguridad a márgenes precarios. Es tiempo de renovar nuestro credo y revitalizar nuestro patriotismo en aras del fortalecimiento de México como país independiente, con unidad interna y con dignidad ante el mundo.
Las amenazas al país son inseguridad pública y la corrupción, males estrechamente relacionados y que se han constituido en los temas primordiales de la agenda política de nuestro país y del estado de Morelos.
La inseguridad amenaza a los mexicanos, de manera individual, y atenta contra la viabilidad del país. Está presente en todos los ámbitos y en todos los sectores sociales. Se acrecienta día a día y no se ve un hito en el horizonte nacional que nos indique un cambio de rumbo. No por ello las autoridades del país desistimos del esfuerzo, obligadamente necesario, para recomponer el panorama y garantizar la seguridad que el Estado debe a los gobernados.

La seguridad pública es valiosa para todos. A la seguridad se debe agregar la certeza de vivir en un país donde impera la justicia. No consuela a aquellos que pierden a sus seres queridos, pero mitiga el dolor al saber que habrá sanciones para los responsables y se procura que los derechos humanos se respetan. Hoy estamos en la posibilidad de crear una Ley de Víctimas, con efectos resarcitorios.
En ese esfuerzo, los diputados del Congreso de Morelos nos sumamos decididamente y nos declaramos dispuestos a procurar las condiciones y establecer el marco legal necesario para atenuar la lacerante inseguridad que hoy campea en el estado. Nuestra postura es que los morelenses no pueden esperar 18 meses a que se les brinde seguridad y se les haga justicia. El deber del Estado no tiene plazos, es un obligado continuo en el tiempo y en el espacio.
Sin ánimo de señalar responsabilidades, porque todos somos responsables, asumamos la tarea que nos corresponde: aportemos ideas, recursos y compromisos para hacer de Morelos el estado seguro que todos anhelamos. No esperemos panaceas ni piedras filosofales sino nuestra firme decisión por alcanzar esa condición, a la brevedad posible.
Debemos desarrollar un sentido de responsabilidad nacional, un sentido de responsabilidad para con nuestros compatriotas y enfrentar unidos las grandes retos con las que se enfrentan México y Morelos.
Tengo la firme convicción de que es posible lograr un Morelos seguro, con paz social, seguridad pública, condiciones propicias para su desarrollo y progreso. Conmino a los presentes a asumir una actitud propositiva y de suma para el logro de este objetivo.
Que hagamos el compromiso de emanciparnos de la situación en que nos encontramos, que procuremos a nuestros paisanos un estado libre de violencia, de corrupción, con mejores condiciones económicas, con empleos dignos y seguros.
Que hoy, desde las distintas posiciones ideológicas, sin perder la mínima esencia de nuestras visiones políticas, coincidamos plenamente en arroparnos bajo la Bandera de México. Si hoy existe una polémica en torno a quién mueve a la Nación, debemos decir que todos asumimos esa paternidad: todos sumamos a favor de México.
Que hoy sea el punto de partida de un nuevo Morelos, a la sombra de la Enseña Nacional, con propósitos de que seamos un pueblo, un territorio y un gobierno unidos en el propósito común de darle seguridad de un futuro a nuestros hijos y a sus próximas generaciones.
Compañeros diputados:
La responsabilidad de lograr un Morelos seguro y pleno de justicia descansa no sólo en los líderes de nuestro país o de nuestro estado. Está en cada uno de nosotros.
La responsabilidad de lograr un país seguro y pleno de justicia está en todas y cada una de las entidades que conformamos el Pacto federal.
En la medida en que logremos, cada uno como ciudadano, cada uno como habitante de los estados del país, lograremos un país digno, pacífico, seguro para nosotros y para nuestros visitantes. Lograremos que todos estemos seguros y protegidos, que contemos con la certeza de un futuro donde existan plenas condiciones de prosperidad social, paz pública y justicia para todos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Llega Morelos a 6 mil 838 casos de covid-19 y mil 274 decesos

Esta tarde las autoridades de la Secretaria de Salud dieron a conocer que hay 6 ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com