Home / Política / LA SSP ENCUBRE A LOS RESPONSABLES DEL ATENTADO AL PROCURADOR

LA SSP ENCUBRE A LOS RESPONSABLES DEL ATENTADO AL PROCURADOR

Ni todos los policías acreditables y preventivos estatales que participaron en el atentado al Procurador, Rodrigo Dorantes Salgado y en el asesinato de sus tres escoltas, el jueves de la semana pasada, fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de Justicia para investigar los hechos, ni los casquillos y cinco armas que presentaron los uniformados, corresponden a los encontrados y a las utilizadas en la escena de crimen, además de que ésta fue manipulada y alterada por los policías estatales.

Esto lo revelaron de manera extraoficial testigos, protagonistas y funcionarios de la PGJ, enterados del caso, en testimonios recabados por Zona Centro, quienes establecieron que poco antes de la media noche del pasado jueves 7 del presente mes, el Fiscal del Estado y sus escoltas salieron de la Procuraduría con dirección a su domicilio, para lo cual circularon por la avenida Emiliano Zapata, con rumbo al norte para tomar la avenida Heroico colegio Militar y seguir por el libramiento rumbo al sur, con destino a Sumiya.

Se afirma que al circular por el libramiento ninguna patrulla de la Policía Estatal, los intercepto o les marco el alto y si los seguía lo hizo a distancia, por lo que se expuso que , “siendo policías, y a esa distancia, sin que te hagan ninguna señal, no piensas que te van siguiendo o que quieren que te detengas”.

Pero al entroncar el convoy del Procurador compuesto por una camioneta GMC Yukon Denali color blanca en la que viaja el Fiscal seguida de sus escoltas que lo hacían en la Nissan Armada color gris, con la avenida Plan de Ayala, es cuando fueron interceptados por una patrulla de la Policía Estatal Acreditable cuyos elementos les pidieron que se identificaran.

Fue entonces cuando a la entrada de la colonia Las Granjas en la calle Diez de Abril, se afirma que la escolta del Procurador se detuvo brevemente y se identifico quedándose en ese lugar la patrulla de Acreditables, pese a ello, escasos cien metros más adelante, cuatro patrullas de Policías Acreditables y Preventivos Estatales, los alcanzaron insistiendo en lo mismo y haciendo maniobras la patrulla de Acreditables que iba adelante para que la camioneta del Procurador se detuviera, impactándola incluso varias veces.

Por lo que ya casi para llegar a la esquina con la calle 5 de Mayo, los escoltas del Fiscal que viajaban en la Nissan Armada ante la agresividad de los Acreditables y Preventivos estatales se quedaron atrás para tratar de contenerlos, descendiendo de la camioneta únicamente José Joaquin Díaz Cevallos Juárez de 36 años, quien viajaba en el asiento del copiloto, con la indicación expresa de que sólo el lo hiciera y desarmado, para que no se fuera a mal interpretar como una provocación, para que se identificara una vez más.

Sin embargo justo en el momento en que José Joaquín descendía de la Nissan Armada, una patrulla de Policías Acreditables que los seguía muy de cerca impacto la camioneta de los escoltas y tras el impacto los uniformados comenzaron a disparar matando a José Joaquín, al conductor Héctor Rojas Popoca de 35 años de edad y al escolta que viajaba en el asiento trasero, Rafael Barranco Mejía de 36 años, en tanto el procurador Rodrigo Dorantes a bordo de su camioneta era puesto a salvo por los escoltas que viajaban con él, no sin dejar de recibir su vehículo varios impactos de bala de los uniformados, pero gracias al blindaje resultó ileso.

Como se ha destacado, en el tiroteo resultó herido de un rozón de bala en el rostro, el elemento de la Policía Preventiva Estatal, Omar Hernández Vidal, que según afirma la SSP, fue a consecuencia de la agresión de los Ministeriales, esto pese a que los resultados de los peritajes por disparo de arma de fuego a los hoy occisos, resultó negativo lo que fortalece la versión de los demás protagonistas de que “el policía uniformado resultó herido en el fuego cruzado de sus propios compañeros”.

Además, tras los peritajes realizados en la escena del crimen por los expertos, “la escena fue alterada y manipulada por los uniformados”, esto luego de que hay sobradas evidencias para demostrar que Héctor Rojas y Rafael Barranco, recibieron “el tiro de gracia”, por la proyección de la masa encefálica que se encontró y fue documentada.

Por otra parte al conductor, Héctor Popoca le fue puesta a un lado de su cadáver tras jalarlo y sacarlo del asiento del volante, para dejarlo tirado en la banqueta, el arma que portaba Rafael Barranco, quien venía en la parte trasera.

Así también, se estableció que en base a las huellas de arrastramiento tanto en el pavimento como en el rostro del escolta José Joaquín se demuestra que su cadáver fue arrastrado hasta el otro lado de la calle.

Los peritajes también arrojaron que, “los casquillos de la balas que cortaron la existencia de los tres escoltas, no corresponden a cinco de las diez armas puestas a disposición por la Secretaría de Seguridad Pública estatal ante la PGJ, como tampoco no todos los policías puestos a disposición por la SSP, por su presunta responsabilidad en los hechos, tienen participación en la masacre de los tres escoltas, pues se recuerda que como se ha informado desde el inicio, “hay que tener presente que tras el atentado que inicio pocos minutos después de la media noche y tras el levantamiento de los cadáveres que se hizo alrededor de las 3.30 horas de la mañana del pasado viernes, los diez policías puestos a disposición por la SSP ante la PGJ, llegaron a estas instalaciones a las 9.30 horas de la mañana de ese viernes es decir por lo menos 6 horas después de los hechos, luego de que se argumento que por ordenes superiores fueron concentrados en Torre Morelos, tiempo de sobra para manipular y borrar evidencias y establecer coartadas”.

Los investigadores señalan además que “si se habla que por lo menos cuatro patrullas de policías preventivos estatales y acreditables participaron directamente en el atentado y si en promedio cada patrulla cuenta con una tripulación de cinco elementos, entonces deberían ser 20 los puestos a disposición y no sólo diez”, hecho que agregan representa con todo lo demás ya señalado, una grave responsabilidad para mandos y funcionarios de la SSP.

Todo ello en tanto los diez policías preventivos estatales detenidos y en espera de ser sujetos a proceso imputados de haber cometido los delitos de homicidio, homicidio en grado de tentativa, daños y abuso de autoridad, este jueves son: Héctor Rodríguez Camacho, César Augusto Palma Vera, José Antonio Salgado Castro, Tizoc Jiménez Carvajal, José Pastor Nava, Raymundo López López, Julio César Aragón Garcés, Misael Manzanares Antonino, Alfredo Villegas Cisneros y Oscar Hernández Vidal, relacionados en la carpeta de investigación SC01/1629/2013.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Ex trabajadores del ayuntamiento de Cuernavaca informan que será por la vía jurídica como exigirán su reinstalación

Los ex trabajadores del ayuntamiento de Cuernavaca anunciaron una “tregua” para no llevar a cabo ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com