Home / Educación / WEB, DATOS, RETOS Y PERIODISTAS

WEB, DATOS, RETOS Y PERIODISTAS

¿Han sido megabites, gigabites, exabites, zetabites…cuánto…cuánto hemos empleado en tratar de describir y entender la construcción de esa enciclopedia a nivel planetario llamada Internet? ¿Cuántos billones de billones de bites fluctúan en su conformación, cuáles son los retos, inciden en los periodistas?

En la Dirección de Sistemas y Servicios Institucionales de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de la Información y Comunicación de la Máxima Casa de Estudios, la UNAM, Fabián Romo Zamudio, titular del área, dice a manera de introducción en esta entrevista, que en los últimos 12 años, la humanidad ha duplicado la información generada desde el primer registro escrito de la civilización, digamos los sumerios, hasta nuestros días y esto –previene Fabián- tiende a ser exponencial.

La razón, asegura este Actuario egresado de la Facultad de Ciencias quien señala con el índice un iPod sobre su escritorio, es que las nuevas tecnologías de información y la estandarización de los formatos para la producción de datos se ha popularizado y masificado, “hoy cualquier persona con un dispositivo manual toma fotos, saca videos, capta audio y lo sube a la Internet, incrementando más y más, ese universo de datos”.

Una sociedad CON conocimiento
Este fenómeno multiplicador de datos acarrea sus propias consecuencias. La población, al no saber cómo darle una utilidad específica en la toma de sus decisiones, no trasciende el simple dato, a un concepto de información y así, mucho menos, consigue transformar su comunidad, en una sociedad con conocimiento; algo que implica igualdad, acceso a las oportunidades, el desarrollo individual, la familiar, etc.

“En la sociedad del zapping y las prisas, hoy tenemos tantos datos, que no sabemos qué hacer con ellos y en el peor de los escenarios, creemos que ante tanto dato, la creatividad llegó a su límite; muchas veces nuestros problemas, compromisos o responsabilidades, las resolvemos con copy-page”.

Pero ¿qué tiene que ver esto con el periodista? Mucho. Fabián toma aire, se reacomoda en su silla, se ajusta los lentes, inclina la columna hacia adelante en señal de interés, junta las manos, entrelaza los dedos, los remueve y suelta: “El reto del periodista es aprovechar el beneficio de los avances tecnológicos pues la sociedad está inmersa e inundada de datos, más no necesariamente nutrida con información mediante la cual le sea fácil configurar un criterio y tomar decisiones. La sociedad demanda orientación en este mar de datos y el periodista al diversificar su especialización, es la brújula”.

Criterios más sofisticados
El especialista afirma que el periodista tiene uno de los mayores retos desde la aparición de sus ancestros en el Medioevo: los juglares. A nivel personal –añade- el periodista se debe de sumar a este maremágnum binario y profesionalizar su actividad en la difusión de hechos, acontecimientos o sucesos de interés social. Ante las nuevas tecnologías de la información, como requisito, el periodista debe introducirse en el uso de buscadores en la Internet con criterios más sofisticados, administrar un blog, manejar softwear de imágenes, edición de audio y video, usar Google Heart y Map, así como los RSS (Really Simple Sindication), entre otros.

Frente a la cascada de innovación tecnológica, al parecer ya no es suficiente dominar la técnica de los recursos narrativos formales identificados como géneros periodísticos, ni el catecismo de las siete preguntas básicas que son: ¿qué, quién, cómo, cuándo, dónde, porqué y para qué?.

Una locura de datos por los datos mismos
Para Fabián Romo Zamudio, fascinado igual por la ingeniería y el diseño automotriz, es también coleccionista de autos a escala de autos Ferrari y Lamborghini en su mayoría de color rojo, los cueles tiene sobre una gran repisa en su oficina donde se realizó esta entrevista, dijo que “la transformación y la simplificación en el uso de las interfaces humano-computadora, computadora-computadora, computadora-humano, está generando un volumen de datos tal que ya representa una locura de datos por los datos mismos y que puede llevar a un nivel de catarsis donde los usuarios no puedan procesarlos”. Especifica que las computadoras e Internet, se mueven en estructuras hiperespaciales de cuatro y cinco dimensiones, así como en efectos geométricos topológicos distintos.

Lo positivo, lo benéfico de ésta tecnología -dice sonriendo- es la automatización de cualquier proceso de comunicación; asunto que sin demora atiende la Web 3.0 y pese a los retrasos por problemas de lingüística y en los cuales ya se trabaja, la tecnología no descarta en su evolución, un implante cerebral que permita al humano, permanecer conectado permanentemente en la Red logrando así la ubicuidad, que significa estar presente en todos lados a un mismo tiempo. Un asunto que suena a ciencia ficción.

Hiperespacio de la información
Otro tema son las cuestiones de la protección a la privacidad que está muy en entre dicho “¿ya que tan privados somos? Incluso podría llevar a una redefinición en el futuro no muy lejano de lo que es en sí el individuo, de lo que es en sí la persona, cuando va más allá de su presencia física en un solo lugar y su presencia está en este hiperespacio de la información”.

Los retos pues son muchos y entre ellos es entender que el concepto de comunicación se va transformando como el de individualidad; un hecho concreto en redes sociales donde la masificación de la tecnología y los sistemas de información, generan la pérdida de la identidad por que de tanto querer ser sociables, nos perdernos en la misma masa”.

Fabián hace una pausa, contempla el interior de su oficina donde tiene su computadora de escritorio, un tapete para arrastrar su mouse con la réplica de la tumba del Rey Pakal de Palenque en Chiapas, una Lap Top, una pantalla de plasma de 32 pulgadas, un rack con servidor, conmutador, enrutadores, cortafuegos y demás. “Con la popularización de los medios de producción de datos, se requiere que profesionales de la información le den sentido y coherencia a esta galaxia de ceros y unos desde una perspectiva temática y especializada”.

Diversificar la especialización
En ese tenor, por el planteamiento lógico de quien hace años fue responsable de la capacitación a distancia en Cómputo y Telecomunicaciones por medio de la red Edusat con una audiencia calculada en 10 millones de personas solo en Latinoamérica, se infiere que el periodista debe diversificar su especialización. “Por ejemplo: en tecnologías de la información, en servidores, en softwear ¿a quién atiende? puede uno preguntarse y la respuesta es: a ese cúmulo de lectores en línea que requieren de su síntesis para tomar decisiones. Esto lo vemos cada vez más con blogs especializados donde ofrecen información veraz, eficiente, comprobada. Nos han aventado al mundo y el universo de las páginas web, miles de periódicos y de revistas, la gran mayoría de los usuarios no sabe cómo ordenar esa información, como dar una coherencia para lo que es”.

En el tema de la Red y el manejo de datos, aún hay importantes vacíos. Uno de ellos es el jurídico. “Estamos en pañales prácticamente en todo el mundo porque es desproporcionada la dinámica de la transformación de la tecnología con el tiempo que le lleva al poder legislativo aprobar una iniciativa; digamos, cuando ellos –los legisladores- apenas determinan mediante acuerdo cuántos canales se pueden transmitir en un espectro radio eléctrico, la tecnología que conocieron ya no tiene una capacidad “X” sino que ya caben triplemente “X”.

Dices dónde andas
Por otra parte, en la protección de identidades, la protección de la privacidad -aunque hay avances- “hay gente que publica datos–expresa Romo Zamudio en tono de consternación- y dice dónde anda, dónde se fue de viaje y bueno si eso lo hacen los individuos, qué podemos esperar de otros organismos que en las “N” o mil ocupaciones que atienden, pues tampoco les queda claro qué tan relevante es esto, la tecnología por sí misma no va a proteger a la gente ni mucho menos”.

En verdad son un reto importante las llamadas tecnologías de la información, porque los periodistas son los que se van a enfrentar a mayores volúmenes de datos y hacer una selección correcta de los mismos y no solamente como un catalogador de información, no; también implica la parte de opinión, la parte de la oportunidad, veracidad, pertinencia todos los elementos básicos de un trabajo periodístico. “Es más, necesitamos más periodistas, porque ahora los necesitamos de manera personalizada y con ciertos perfiles”.

Con temas tan bastos sobre la Web, los datos, los retos y los periodistas, es imposible no mencionar los recursos energéticos -por una sencilla razón- sin Luz, no hay Internet. Apasionado de la lógica, las matemáticas y el medio ambiente, Romo señala que la sustentabilidad ecológica requiere políticas reales y científicas pues los combustibles fósiles se acaban y el calentamiento global es un problema importante que resolver.

¿Quién se sirve de quién?
Y ya que hemos estado hablando de transformaciones profesionales y apego a las nuevas tecnologías de la información, no podíamos dejar de preguntar a quien su herramienta de trabajo es la Red en un 75 % ¿Quién se sirve de quién? Fabián de la Red o la Red de Fabián. “…no…yo me sirvo de la red…en dato duro, yo me sirvo de la red indiscutiblemente…para mí hoy en día es mi herramienta fundamental de trabajo, sino tuviera yo la Red y sus servicios asociados, seguramente tres cuartas partes de mi trabajo se verían afectados seriamente…-¿ la Red no se sirve de tí, seguro? -…no…yo creo que no… ”

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Resultan ilesos, un chófer y su acompañante, parte de la cabina del camión en el que viajaban, cayó en una barranca en Cuernavaca

Resultaron ilesos, un chófer y su acompañante, luego de que parte de la cabina del ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com