Home / CRÓNICA DEL INCENDIO EN EL MERCADO ALM

CRÓNICA DEL INCENDIO EN EL MERCADO ALM

José Luis Rojas.

El mercado “Adolfo López Mateos”, el más grande de América Latina, fue consumido anoche a partir de las 23.00 y hasta casi las 3 de la mañana, por las llamas, en gran parte de la nave principal, en perjuicio de unas diez mil familias de comerciantes de abolengo, en medio de la incapacidad de los bomberos de combatir oportuna y definitivamente el fuego por falta de agua, lo que provocó, la inmediata indignación de los afectados, quienes recalcaron la ineptitud e incapacidad de las autoridades, porque “no se tomaron las obligadas medidas de prevención, con tiempo”.

Esto hizo recordar a los locatarios que en el año 2003, el “ALM”, ya se había incendiado, “aunque no como hoy” y “no se hizo nada, no se tomaron las previsiones necesarias, administraciones vinieron y se fueron y estas son las consecuencias, hoy más allá de culpar a alguien y de exigirles que asuman sus responsabilidades, tendremos que levantarnos, que reconstruir nuestro patrimonio, con nuestro propio esfuerzo, porque como hoy quedo demostrado, hemos estado abandonados y para colmo nuestras autoridades no tienen la suficiente capacidad de respuesta para atender las elementales contingencias de los diferentes grupos sociales”.

Aproximadamente a las 23.00 horas, a decir de locatarios, es que inicio el siniestro en el mercado que acababa de cumplir 44 años, el pasado primero del presente mes,  de haber sido creado, “cuando tras los apagones, por la tormenta, al regresar la luz, al parecer se generó un corto circuito de donde está la virgen, hacia abajo, por donde estaban los negocios de venta de chiles secos y semillas”.

Los comerciantes entrevistados, ayer por la noche y en los primeros minutos de hoy, en medio de la impotencia-algunos-y la indignación de otros, al ver como “el patrimonio de mi vida, de mi abuela, mi madre y mis hijos se consume por el fuego, explicaron que al iniciar este, llegaron los primeros bomberos y sin agua se metieron a tratar de sofocar el naciente incendio, y después llegaron las primeras pipas, pero el agua fue insuficiente, se agoto y tuvieron que pasar por lo menos 30 minutos para que llegaran más pipas, mientras el fuego creció y devoro cientos de locales del área de semillas, de las yerberias, refresquerías, cremerías, carnicerías”.

Las “leguas” de fuego asomaron por la fachada principal, a más de veinte metros de altura y por entre las cúpulas de la primera sección de la nave principal, en medio del dolor, desesperación y llanto de hombres y mujeres, que ante la tragedia, unos reclamaban la ineptitud de los funcionarios municipales, otros exigían que “se fueran que ni, se pararan por ahí, porque desde hace meses afirmaron otros “ La Federación de Comerciantes y Transportistas Unidos de Morelos, que representa Isaac Jaimes, le envió escritos y escritos a las autoridades municipales, solicitándoles apoyo para implementar medidas y obras d prevención ante una catástrofe incluso la construcción de una cisterna y nunca nos hicieron caso”.

Otros más destacaron que “hace unas semanas la mujer esa una tal Raquel de Protección de Civil que de esto no sabe nada y fue puesta ahí por amiguismos, vino al mercado y realizó una inspección sobre el cableado y dijo que todo estaba bien y que no había problema,  a ver ahora quien nos va a pagar lo que perdimos, unos teníamos millones en mercancía que ya se perdió, que debemos que conseguimos a crédito y que ahora nos van a venir a dar apoyos de cinco ó diez mil pesos”.

En este contexto en medio de los dolorosos minutos en que los comerciantes veían consumir los negocios de toda su vida, se conoció que “los bomberos no tenían agua, que porque el Director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, David Fonseca, les cortó el suministro precisamente este sábado y sólo se las estaba enviando por tandeos”, algo que recalcaron los enterados “de comprobarse, deberá castigarse”.

Alrededor de la una la mañana, arribó a los andenes del “AM”, el secretario de Gobierno Municipal, Rodrigo Gayosso Cepeda, y se reunió ahí con el director de mercados Eugenio Navarro, a quien los comerciantes también culpan de no haber hecho nada de no haber atendido sus demandas para prevenir una tragedia como estas, el Secretario de Protección y Auxilio Ciudadano, Rogelio Sánchez Gatica, entre otros colaboradores y molesto, Gayosso cuestiono a todos los presentes de cómo se estaban haciendo las cosas, y reclamó ante señalamientos de la responsable de protección Civil Raquel, que afirmaba que los bomberos que se encontraban al interior de la nave apagando el fuego “están siendo agredidos por los comerciantes”, del porque no se habían puesto policías en los accesos del mercado para impedir el paso de la gente.

Ante la tragedia que rebaso, la capacidad y “experiencia” de los funcionarios municipales, y de las expresiones de que “por fortuna no hubo perdida de vidas humanas”,  de quienes incluso locatarios sentenciaban que “nos vamos a manifestar y ya no los vamos a dejar que entren a sus oficinas por ineptos, arribo al “ALM”, como lo hicieron bomberos, paramédicos y policías de Huitzilac, Civac, Temixco, Xochitepec y Jiutepec entre otros municipios, Francisco Javier Barona Téllez, ex director de Protección Civil de Cuernavaca y actual de Jiutepec, quien al ponerse a las ordenes de Rodrígo Gayosso, y ver como “se estaban haciendo las cosas”, y luego de haber demostrado su capacidad y eficiencia en el cargo, “sugirió” algunas acciones elementales para organizar las acciones de respuesta, mismas que inconcientemente fueron rebatidas por Sánchez Gatica, evidenciando una vez más su falta de “perfil” para ocupar el cargo, por desgracia en situaciones tan delicadas esta, en la que por fortuna no hubo explosiones mayores.

Ante la falta de capacidad, por la dimensión del siniestro y de agua de los bomberos, por las dimensiones del siniestro, decenas de comerciantes, se metieron a su mercado y con “cadenas humanas”, botes, refrescos y bolsas con agua que lanzaban hacia las llamas, ayudaron a combatir el incendio en medio de gritos de desesperación y coraje de “el mercado vive, el mercado no se ha muerto, no nos van a vencer”.

Para la una treinta de la mañana, ya muchos de estos aguerridos y temerarios locatarios,-hombres, mujeres y hasta menores de edad- que desesperados se lanzaron a tratar de rescatar lo rescatable de sus negocios y los de sus compañeros y de evitar que el fuego consumiera la parte norte de la nave principal,  resultaban severamente intoxicados y tenían que ser atendidos por los paramédicos,

La ira, la impotencia y la desesperación, entre los afectados generó acres señalamientos, contra las autoridades estatales y locales, amenazas de movilizaciones de protestas, expresiones de que “el incendio fue provocado”, algunos lideres de comerciantes como Emilio Rosas Rico, con el dolor reflejado en el rostro se mostraba afligido pero mesurado, otros hombres y mujeres se negaban a alejarse de los alrededores del “ALM”, cuando intentaban ser retirados por los policías “por medidas de seguridad”, unos más discutían entre sí por “el protagonismo”, pero todos coincidieron y afirmaron que “lo comprobamos hoy una vez más por desgracia, nuestras autoridades son incapaces, son ineptas y vamos a tener que ver que hacer, porque nuestro patrimonio se acabo”. Finalmente poco después de las tres de la mañana el incendio fue totalmente controlado y extinguido.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Concluye XXII Festival Estatal de Arte y Cultura CECyTE 2020

El Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Morelos (CECyTE) llevó a cabo ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com