Home / Especial / DESDE LA MINA

DESDE LA MINA

Autor: Eugenio Morales

La minería es una de las principales actividades económicas en América Latina que tiene su inicio en la conquista. En un primer momento fue desarrollada por la mano de obra indígena, sin embargo después de la llegada de los europeos y sus nuevas ideas sobre el progreso y el uso de los minerales a América, la minería evolucionó hasta convertirse en uno de los pilares fundadores de las economías de nuestros países.

Hoy en día, esta actividad económica se desarrolla en muchas áreas rurales de países como Colombia, Brasil, Perú y Chile. Desafortunadamente, el oficio de la minería (considerado de alto riesgo) está siendo desarrollado de manera ilegal en la gran mayoría de los casos. En Colombia, por ejemplo, es posible encontrar algunas regiones de explotación mineral en las que sólo un 20% de las empresas que operan lo hacen en el marco de los requisitos exigidos por la ley; en ese país también existen poblaciones completas, que viven de la extracción artesanal de oro y que están completamente sometidas por grupos armados ilegales.

En Sierra Pelada en el noroeste en Brasil, existió una de las minas de oro a cielo abierto más grandes del mundo en la década de los 80, fue conocida como el “hormiguero humano” porque en ella trabajaban alrededor de 80 mil mineros que extraían oro artesanalmente, sin ningún tipo de convenio laboral, y mucho menos control gubernamental que administrara la mina y sus recursos. La mina de Sierra Pelada fue clausurada a finales de los 80, convirtiendo la región en una de las más pobres del Brasil.

Alrededor de la minería, sin importar el mineral que se extraiga, se tejen muchísimos problemas sociales: prostitución de menores, embarazos a temprana edad, alcoholismo y juego ilegal, sólo por mencionar algunos. Son problemas que aquejan a las comunidades mineras que se han alejado abismalmente de los marcos institucionales de los estados que les puedan satisfacer necesidades básicas y ayudarles a resolver estos problemas sociales.

Lo anterior se suma a las precarias condiciones laborales de los mineros. Cada día, a temprana hora de la mañana, el minero sale de su casa, sin casco, ni metanómetro (aparato que sirve para medir la presión de fluidos o gases), ni equipos con un mantenimiento adecuado, todo esto sin contar el empleo (empírico, en la gran mayoría de los casos) de la dinamita para perforar la mina. Cuando el minero regresa, ha trabajado jornadas muy largas que generalmente son muy mal remuneradas.

En algunas minas, como las de carbón en Amagá, Colombia, los socavones subterráneos de quinientos metros de profundidad diagonal poseen únicamente una altura de cincuenta centímetros. Los mineros se arrastran para desplazar el carbón y coexisten con la oscuridad, la humedad, el gas metano (que en muchas ocasiones ha cobrado cientos de vidas). El 14 de julio de 1977 perdieron la vida más de 100 mineros,debido a una explosión por descuido técnico de los socavones de la antes conocida mina Industrial Hullera, en Amagá.

En las minas de Colombia el salario es de 200 dólares semanales, sin prestaciones ni servicios médicos, pensiones y otros requerimientos que tiene la ley laboral del país. En los pueblos mineros, el desarrollo de las familias se ve afectado por las condiciones sociales. La mujer por ejemplo, sólo puede emplearse (en caso de tener alguna preparación) en las divisiones administrativas de las empresas mineras que son las únicas que ofrecen empleos formales. Estas condiciones de vida generan males como la prostitución en las comunidades. Esto afecta también a los menores de edad, quienes abandonan la educación formal para dedicarse a la actividad de sus padres. Muchos de los mineros que hoy tienen más de 50 años y que todavía se desempeñan en esta actividad, heredaron la profesión de sus padres y a ella se dedican desde los 10 años. La economía en estas poblaciones, es una economía informal en la que no participa el Estado.

La historia de la explotación laboral que existe, desde hace más de un siglo en Latinoamérica se ve reflejada en el caso de la Rinconada, Distrito de Ananea, Perú. Un ejemplo de la necesidad máxima de supervivencia, donde los trabajadores mineros, totalmente independientes explotan el oro de manera artesanal, en una altura de más de cinco mil metros para conseguir no más de diez dólares por día, cuando mucho.

Los movimientos armados en Colombia también forman parte de la minería. Muchas de las comunidades que intentaron desarrollar actividades como la agricultura o la ganaría, fueron poco a poco desplazadas o reubicadas en los plantíos de Coca o marihuana. La minería de estos lugares en muchas ocasiones fue tomada como un escape de las movilizaciones armadas.

Pese a toda la situación de ilegalidad y malas condiciones de trabajo muchas familias sostienen su economía familiar, consiguen educar a sus hijos, compran sus casas y consiguen un capital, independientemente de la complejidad del trabajo, sus riesgos y sus consecuencias. El oficio minero sostiene a miles o millones de personas que forman parte del esquema de la explotación laboral latinoamericana, que se sigue presentado de la misma manera a pesar de todas las polémicas y “soluciones” que se han presentado desde la comunidad internacional.

Este proyecto parte de una memoria visual documental que procura mantener presentes las cosas que parecerían olvidadas por muchos, y que pocos quieren reconocer. Temas que obligatoriamente se tienen que seguir tocando, pese a la larga trayectoria y trabajo documental que se ha generado hasta ahora. No es seguir los pasos de otros fotógrafos que han documentado esta temática, mucho menos perseguir la tragedia que poseen las crisis sociales, y que por lo general son visualmente ricas por el morbo que generan, se busca volver a imprimir sobre el tiempo transcurrido, lo que en muchos años no ha sido capaz de comprenderse: el trabajo en las minas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

AL RESCATE DE “LA TALLERA” EN EL PARQUE SIQUEIROS

En sesión ordinaria del Cabildo, celebrada esta tarde en el Museo de la ciudad, fue ...

This site is protected by wp-copyrightpro.com